martes, 31 de marzo de 2009

SESIÓN CUARENTA Y CUATRO

JORGE: Cada día hay algo que te tira hacia arriba y algo que te tira hacia abajo..., hay que decidir cuál la dirección deseada..., no importa lo que siento con mi "pequeña sensibilidad" o pienso con mi aparato de alucinar...
PSICOANALISTA: ¿Problemas sexuales?
JORGE: ¡Ja, ja, ja! ¿Dónde ha visto semejante cosa? ¿Es usted adivino?...arriba y abajo..."mi pequeña..." ¿no habrá sido por lo del aparato de alucinar? La verdad es que el goce es alucinante...cuando deja de ocuparte las cuestiones del tamaño...del goce. A mí me pasa que hay días que me parece que la tengo tan diminuta que ni siquiera me la veo, y hay otros días que la tengo tan grande que no hay otra igual...no lo puedo entender...hoy por ejemplo siento que no la tengo ni grande ni pequeña..., hoy no tengo nada...nada de amor..., mi última novia se ha ido a trabajar a Italia, no nos iba bien ni mal, pero ahora...es como si algo se terminara..., ¿se terminará nuestra no relación?...
PSICOANALISTA: ¿Tal vez, se terminará el Jorge que era con ella?
JORGE: Eso es cierto, con cada mujer soy diferente...a veces hecho de menos al Jorge de Lola...en realidad sólo me interesa el Jorge que soy aquí, no aquí frente a usted, sino el que ha nacido con el psicoanálisis y que se manifiesta en todas mis relaciones...sigo siendo con cada uno distinto, porque las conversaciones se van produciendo y somos efecto de ellas, pero hay algo que permanece...ahora mantengo una manera de pensar...una manera de pensar la humanidad, es decir el dinero, el trabajo, la mujer, el padre, la muerte, una manera de pensar lo contingente, lo imposible, el amor, el deseo...no es vanagloria o gloria vana...es una decisión que me cuesta un trabajo constante...y no un trabajo consciente sino un trabajo de menos...dejar que me dirija mi verdadero pensamiento, el pensamiento inconsciente...ese del cual sólo sé después de hacer...entregarme al lenguaje de esta manera es un goce...un goce que tampoco se siente de manera sensible, un goce del que gozas sin saber...¿quién siente que goza? sólo el que tiene inconvenientes con gozar...la satisfacción de la palabra es otra satisfacción...cuando podemos hablar se goza más...se goza más incluso en las relaciones genitales...
PSICOANALISTA: ...incluso en el diván
JORGE: Sí, cuando no me doy cuenta de que me analizo, hablo más verdaderamente. Cuando no quiero arreglar nada, cuando no espero resultados, gozo más del psicoanálisis y , paradójicamente, obtengo más resultados...dicen que el psicoanálisis es un "dejar hacer" como si fuera un "dejar hacer lo que al paiente le dé la gana" cuando es "dejar hacer al inconsciente" y también dicen que no se ocupa de la cura, cuando en realidad es un saber psicoanalítico que la cura es un beneficio extraordinario del psicoanálisis..., si te quieres curar no te psicoanalizas, si te psicoanalizas te curas...te curas de ciertos prejuicios, de cierta ceguera, de cierta razón, de ciertos ideales..., que te enferman lo psíquico, lo físico o lo social...el psicoanálisis es muy estricto, se llega o no se llega, se alcanza o no se alcanza...me sorpendió tanto cuando leí en Freud que asociar libremente era hacer un trabajo de menos, el trabajo de censura consciente...no poner el censor en la puerta de salida...hablar y después se sabrá que has dicho...escribir y después sabrás que has escrito...no qué has dicho o qué has escrito sino que has dicho y que has escrito...otros serán los que escuchen lo dicho...otros serán los que den sentido a lo dicho o lo escrito...y no cualquier otro...cada uno tiene que decidir quiénes son sus otros...no es lo mismo lo que te diga un alumno que un profesor, respecto a la clase que has preparado...no es lo mismo lo que me diga mi psicoanalista que lo que me diga mi amigo Teodoro cuando se trata de mí..., cuando escuchamos a todo el mundo...todos nuestros conocidos...es como si escucháramos voces...es psicotizante...es como tener dos jefes...como recibir dos órdenes contradictorias...como si fuéramos un niño recibiendo una orden de mamá y otra diferente de papá...es enloquecedor...hay cosas que se hablan con mamá y cosas que se hablan con papá...hay que tener criterio.
PSICOANALISTA: Hay que saber diferenciar
JORGE: Sí, hay que saber quien soy cuando hablo y a quien hablo..., aquí soy un paciente, porque hablo a un psicoanalista...hay que saber diferenciar...pero primero tengo que saber a quien hablo...eso me hace tomar posición...porque cuando parto de mí mismo...puedo ser caprichoso...quiero ser paciente cuando no está mi psicoanalista...quiero ser amante cuando no está mi amada...si aprendo esto resuelvo mi vida...
PSICOANALISTA: El conocimiento no produce cambios
JORGE: Eso es difícil de aceptar, el conocimiento consciente no produce transformaciones, sólo cuando se hace carne en uno, cuando se hace saber, y todo saber es saber inconsciente...no me extraña que el psicoanálisis resulte antipático...se arroga el poder de transformar al sujeto...el único capaz de transformaciones duraderas...puedes cambiar por situaciones vitales, un matrimonio, un accidente, una enfermedad, un premio, un castigo, un viaje, puedes cambiar cuando conoces a una persona excepcional, etc.., pero no son cambios estructurales. El psicoanálisis puede leer cualquier realidad, puede leer el arte, la religión, la ciencia, etc pero ellos no pueden decir nada del psicoanálisis...¡es insoportable!
PSICOANALISTA: El psicoanálisis, como las matemáticas, no es de nadie.
JORGE: ¿Qué me quiere decir? ¡Ah! Supongo que algún día todos incluiremos en nuestra manera de pensar este nuevo pensamiento...pero hay tal confusión...hay tantos psicoanálisis diferentes...en realidad sería dejar de escuchar voces, para escuchar una sola voz, la voz de Freud, hay que ir al original, hay que leer a Freud, todos los demás hablan de lo que entendieron de su lectura o no lectura de Freud...porque algunos sólo han leído a los lectores de Freud, nuca a Freud. Pasa lo mismo con Marx, hay que leer a Marx, no a los que leyeron a Marx...no es fácil abandonar esa manera universitaria de leer...yo aprendí arquitectura leyendo a los autores, no a los profesores...si hubiera leído sólo a los profesores que me tocó tener...en cada Escuela, incluso dentro de la misma Escuela te pueden tocar los mejores o los peores profesores, en cada Escuela te enseñan una manera de pensar la arquitectura...estudiar...leer es fundamental...hay que relacionarse con la Arquitectura no con los profesores...es cierto que sin la Escuela no habría profesores, no habría alumnos, no podría tomar esa posición, todos son elementos necesarios, pero hay que saber de qué se trata...cuando estudias Arquitectura se trata de encontrar un lugar en el campo de la Arquitectura... lo mismo en Derecho, Ingeniería, Biología, Medicina, etc..en Psicoanálisis...yo tengo una relación con mi psicoanalista y una relación con el Psicoanálisis, no es la misma ni provienen de la misma fuente...mi relación con el Psicoanálisis me la da mis estudios en la Escuela de Psicoanálisis, no la relación que tengo con mi psicoanalista..., no todos los pacientes se interesan por el estudio del Psicoanálisis...¿no?
PSICOANALISTA: Ni siquiera de la misma manera
JORGE: Y cuando se interesan por el estudio tampoco lo hacen de la misma manera...eso está bien...
PSICOANALISTA: Está bien por hoy.
JORGE: Gracias, doctor, hasta la próxima
Jorge más que caminar parecía deslizarse, era feliz cuando pensaba " cuando menos se espera accedes a un pensamiento nuevo, si empiezo pensando al otro y termino en mí, todo irá bien, ¡qué descubrimiento!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario